lunes, 19 de febrero de 2018

"Gracias por llegar tarde", de Thomas L. Friedman (2018)

Resumen del libro "Gracias por llegar tarde", de Thomas L. Friedman (2018)

Resumen original y actualizado en:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2018/02/gracias-por-llegar-tarde-de-thomas-l.html

Resumen elaborado por E.V.Pita, doctor en Comunicación Social, licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, economía digital, Internet, sociedad digital, globalización

..................................................................................................................................

Título: "Gracias por llegar tarde"

Subtítulo: Cómo la tecnología, la globalización y el cambio climático van a transformar el mundo los próximos años

Título original en inglés: Thank you for being late

Autor: Thomas L. Friedman (2016) / Publicado en 2018

Editorial en español: Centro Libros PAPF, SLU, Grupo Planeta, Barcelona, 2018

Número de páginas: 600

..................................................................................................................................

Biografía oficial del autor Thomas L. Friedman (hasta 2018)

Thomas L. Friedman (Minneapolis, 1953) es un reconocido escritor y periodista estadounidense. En la actualidad escribe una columna sobre política internacional, globalización y tecnología en The New York Times, donde trabaja desde 1981.

Ha ganado tres premios Putlizer por su trabajo como reportero en el Líbano e Israel y por una crónica sobre el impacto global del terrorismo. Es autor de seis bestsellers, entre ellos La Tierra es plana (Martínez Roca, 2013*) y Caliente, plana y abarrotada (Planeta, 2010)

*En español hay una versión anterior del 2005

..................................................................................................................................

Texto de la contraportada y la solapa

"Todo lo percibimos: algo importante está sucediendo. Se advierte al hablar con nuestros amigos y familiares, lo vemos en nuestro puesto de trabajo, es patente al leer el periódico, ver las noticias o acceder a las redes sociales. Nuestras vidas están siendo alteradas en muchos sentidos de manera simultánea y produce vértigo.

En Gracias por llegar tarde, el premiado periodista Thomas L. Friedman expone los movimientos tectónicos que están transformando el mundo. Para entender el siglo XXI hay que conocer las tendencias más importantes que operan ahora mismo en el planeta: la tecnología, la globalización y el cambio climático. Las tres se están acelerando, y esa aceleración está cambiando por completo la naturaleza del trabajo, la política, la geopolítica, la ética y la comunidad.

Hace justo una década se produjo el gran punto de inflexión. Además del lanzamiento del iPhone, se produjeron grandes avances en los chips de silicio, el software, el almacenamiento y el trabajo en red, lo que creó una nueva plataforma tecnológica que está transformando desde la manera en que cogemos un taxi hasta el destino de nuestros países o nuestras relaciones más íntimas. Todo ello nos está ofreciendo nuevas oportunidades para salvar el mundo pero también para destruirlo".

"En la que es su obra más ambiciosa hasta la fecha, Thomas L. Friedman nos muestra que hemos entrado en la era de la aceleración y nos explica cómo vivir en ella. El poder de la computación ha crecido exponencialmente, en la cima del Everest la cobertura de móvil es excelente y los coches sin conductor empiezan a circular por las carreteras.

Al mismo tiempo, la globalización económica ha creado nuevos ricos, pobres inesperados y grandes cantidades de deuda. Y la naturaleza está sufriendo cambios dramáticos a medida que suben los niveles de carbono y se extinguen ciertas especies.

Para sobreponerse a esta realidad, Friedman concluye que los países y los individuos, por igual, deben ser rápidos (para innovar y adaptarse), justos (para ayudar a las víctimas de los cambios) y lentos (para desconectar del mundo exterior y conectarse de nuevo con los valores más profundos).

Con la vitalidad, el ingenio y el optimismo característicos de sus libros, Friedman demuestra que podemos superar los muchos retos que plantea la era de la aceleración. Tal vez debamos ir un poco más lentos, atrevernos a llegar tarde e invertir el tiempo necesario para volver a imaginar el trabajo, la política y la vida en comunidad.

Con visión, autoridad y humor, Gracias por llegar tarde, establece la mejor receta para pensar en nuestro tiempo".

..................................................................................................................................

ÍNDICE

Primera Parte..... Reflexionar

1. Gracias por llegar tarde


Segunda Parte.... Acelerar

2. ¿Qué diablos ocurrió en 2007? (Y cómo funciona la Máquina actualmente)

3. La ley de Moore

4. La supernova

5. El Mercado

6. La Madre Naturaleza


Tercera Parte....Innovar

7. Demasiado rápido

8. Covertir AI en IA

9. Control contra Kaos

10. La Madre Naturaleza como mentora política

11. ¿Está Dios en el ciberespacio ?

12. Siempre en busca de Minnesota

13. Puedes volver a casa (y deberías)


Conclusión .... Anclar

14. De Minnesota al mundo y vuelta a Minnesota

..................................................................................................................................

RESUMEN

Comentarios iniciales: Cuando Friedman escribió La Tierra es plana sobre la globalización y la deslocalización industrial en el 2005 (su primera edición) Facebook acababa de fundarse y nadie  prestó atención a esta compañía. Solo cinco años después, las redes sociales habían cambiado el mundo, totalmente distinto del de apenas un lustro antes.

La principal crítica a La Tierra es plana es que el autor proponía que los trabajadores del sector industrial de Estados Unidos que habían perdido su empleo por la deslocalización de las fábricas tenían que "espabilar" (una receta similar a la propuesta por Tim Haford) y convertirse en diseñadores, arquitectos, expertos en robótica. La idea es que los países del tercer mundo producían barato y hacían tareas rutinarias y a los del mundo rico les quedaban reservadas tareas creativas y de diseño. Esto resultó ser una burda falacia desde el momento en que en los países ricos no todos los cajeros de supermercado, reponedores y obreros de fábrica se pueden reciclar en diseñadores supercreativos y expertos en robótica y diseño en 3D por varias razones: no hay tantos puestos así para los millones de trabajadores despedidos que causa la deslocalización de industrias y, además, esa educación avanzada cuesta mucho dinero y la Universidad solo está al alcance de los más acaudalados (en países como EE.UU. o Inglaterra).

 Estas soluciones de sacar el látigo para reaccionar ante la competencia extranjera y trabajar más que ellos están condenadas al fracaso ante la evidencia de que es demasiado tarde. Pero además hay otro problema: el mundo ha cambiado en solo 10 años. Si antes la preocupación era la deslocalización, ahora es la robotización y la automatización, que generarán millones de parados. En principio, el argumento de sus defensores es que la automatización genera ahorros de costes y evita despilfarros y ese dinero se desvía a otras tareas.

Resumen

El autor, que trabaja en el periódico NYTimes, arranca su libro diciendo que aprovecha los desayunos para hablar con entrevistados. Algunos llegan tarde por culpa del atasco y él piensa: "Gracias por llegar tarde", porque ese tiempo en soledad le vale para sí mismo, para reflexionar o para observar a otros clientes. Dice que en este época acelerada nadie se está parando a pensar suficiente sobre los cambios.

Un día el autor fue a aparcar el coche y se topó con el vigilante de los tikets que lo reconoció y le dijo que siempre leía sus columnas. Otro día, el mismo cobrador de la cabina le dijo que él escribía un blog sobre la actualidad política de Etiopía y se hicieron amigos e intercambiaron ideas sobre cómo escribir una columna de prensa y un blog. Ahora, un trabajador del parking puede influir en la situación global escribiendo un blog por las noches en su piso del Harlem. Friedman explicó que él siempre intentaba explicar a sus lectores cómo funcionaba la Máquina (la situación real) y su conclusión es que ahora teníamos otra Máquina funcionando y había cosas que no cuadraban porque no entendíamos todavía cómo funcionaba. 

Friedman cree que todo dio un giro en el 2007. Tras repasar su libro La Tierra es plana, publicado en el 2005, no reconoció su mundo del 2015. Su best seller mundial estaba completamente obsoleto una década después. Todo había cambiado. En el 2017, se lanzó el iPhone, y ahora todo el mundo andaba con un miniordenador en el bolsillo que permitía sacar fotos y navegar por Internet. Recordaba que en 1988 tener un móvil en el coche era un lujo presidencial pero diez años después era lo más normal del mundo. Lo mismo ocurrió en el 2007, de repente irrumpieron redes sociales como Facebook, Twitter, el iPhone... Los cambios han ido a más, con el Big Data, la Inteligencia Artificial o los coches sin conductor.

Todo esto lo ha permitido la Ley de Moore, que dice que cada uno o dos años se duplica la velocidad de procesamiento de los microchips. Si antes hacía falta un superordenador del tamaño de una habitación, ahora la PS3 de PlayStation tiene la misma capacidad. Cada dos años, la velocidad se duplica y eso permite que ahora se pueda montar una industria basada en el 5G con coches que andan solos o programas de IBM de IA como Watson. El crecimiento es "exponencial" y en los próximos años el avance será inimaginable. La teoría del autor es que mientras que la tecnología se dispara y crece desbocada los hombres, la sociedad y sus leyes se quedan colgados, obsoletos.












lunes, 12 de febrero de 2018

"La tienda de los sueños. Jeff Bezos y la era de Amazon", de Brad Stone (2013)

Resumen del libro "La tienda de los sueños. Jeff Bezos y la era de Amazon", de Brad Stone (2013)


Resumen original y actualizado del link:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2018/02/la-tienda-de-los-suenos-jeff-bezos-y-la.html

Resumen elaborado por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Sociología y Derecho

Sociología, Internet, empresas digitales, sociedad digital, logística

.....................................................................................................................................

Título: "La tienda de los sueños"

Subtítulo: "Jeff Bezos y la era de Amazon"

Título original en inglés: "The Everything Store: Jeff Bezos and the Age of Amazon"

Autor: Brad Stone, 2013

Edición español: Anaya Multimedia, 2014

Páginas: 407

Premios: Mejor Libro de Negocios otorgado por el Financial Times y Goldman Sachs.

.....................................................................................................................................

Biografía oficial del autor (hasta 2014)

Brad Stone lleva dos décadas escribiendo sobre emprendedores y grandes corporaciones tecnológicas como Amazon, Apple, Google, Facebook, Twitter o Yahoo para publicaciones como Newsweek y The New York Times. En la actualidad escribe para Blomberg Businessweek.

Por esta obra se le concedió en 2013 el prestigioso premio Mejor Libro de Negocios otorgado por el Financial Times y Goldman Sachs. También fue elegido como uno de los mejores libros del 2013 por The Washinton Post, Forbes, The New Republic y Gizmodo, y posicionado dentro del TOP 10 de lecturas recomendadas sobre periodismo de investigación por Nieman Reports.

También es autor del libro Gearheads: The Turbulent Rise of Robotic Sports, seleccionado por el San Francisco Chronicle como uno de los mejores libros de no ficción del año 2003.

Más información del autor: www.brad-stone.com

.....................................................................................................................................

Texto de la contraportada

"Amazon.com empezó vendiendo libros por correo y se enroló en la primera ola de histeria de las "punto.com". Pero su visionario fundador, Jeff Bezos, no se conformó con una tienda de libros on-line. Quiso ir más allá: que Amazon pudiera brindar una gama ilimitada de artículos y seducir con una oferta continuada de precios bajos, hasta llegar a convertirse en "la tienda de los sueños". Para hacer realidad su visión, desarrolló una cultura corporativa de ambición, obstinación y secretismo que nunca se ha desvelado... hasta ahora.

Brad Stone, reputado periodista de Bloomberg Businessweek, ha podido acceder en exclusiva a empleados de Amazon, como antiguos trabajadores de la compañía, incluyendo a sus directivos, así como a los miembros de la familia Bezos, lo que ha permitido, a través de más de 300 entrevistas, ofrecer a los lectores una visión profunda, de primera mano, de lo que yace tras el telón de la vida de Amazon. Incluso si se compara con otros pioneros de la tecnología, como Jobs, Gates o Zuckerberg, Bezos cuida excesivamente su intimidad mientras permanece firme en su búsqueda incansable de nuevos mercados. Así, conduce a Amazon a través de aventuras arriesgadas, como su lector Kindle o la entrada en la nube, para transformar el sector librero de la misma forma que Henry Ford revolucionó el sector de la manufactura: con un trabajo ininterrumpido al que se suma el compromiso de brindar a los clientes la mejor experiencia.

Este libro es la verdadera biografía de un genio de la tecnología que constituye uno de los primeros y más grandes hitos en Internet y que ha transformado para siempre la forma de comprar y la forma de leer. Es el balance auténtico de una empresa de nuestra era y el resultado de una mirada muy personal al emprendedor que la fundó".

.....................................................................................................................................

ÍNDICE

Parte I. La fe.

Capítulo 1. La sede del quantum

Capítulo 2. El libro de Bezos

Capítulo 3. Delirios febriles

Capítulo 4. Milliravi

Parte II. Influencias literarias

Capítulo 5. El Niño Cohete

Capítulo 6. La teoría del caos

Capítulo 7. Una empresa de tecnología, no una tienda

Capítulo 8. Fiona

Parte III. ¿Misionero o mercenario?

Capítulo 9. ¡Despegue!

Capítulo 10. Convicciones oportunas

Capítulo 11. El reino de la interrogación

Apéndice. La lista de lecturas de Jeff

.....................................................................................................................................

RESUMEN

Comentarios iniciales: El libro forma parte de las biografías de grandes empresarios de Silicon Valley, Seattle y de la economía digital. En este caso, se trata la vida de Jeff Bezos, el dueño de Amazon y de cómo edificó su imperio. Creó Amazon en los años 90 en Seattle, sobrevivió a la crisis de los punto.com, en el 2012 compró The Washington Post, en quiebra.

El biógrafo señala que, en su infancia, Bezos era un niño superdotado que acudió a un colegio donde promovían el pensamiento creativo. El profesor reunía en su despacho a un grupo de niños y estos tenían que escribir unas redacciones y después reflexionaban sobre esos casos. Esta técnica de pensamiento la adaptó luego a su empresa pues los informes se presentan como redacciones literarias y luego se debate sobre ellas. En su etapa escolar también se mostraba competitivo porque no era el que más libros leía de su clase ya que una compañera consiguió leer 12 a la semana o eso decía ella.

Como cuestión curiosa, Bezos es reconocible por su escandalosa risa, que parece una sirena de alarma antiárea y un tren pasando a toda velocidad. El autor dice que esa risa puede ser sincera pero también le vale para desarmar a su rival en las negociaciones. Otra anécdota es que cuando Bezos estaba soltero ideó la fórmula n+1 para ligar o al menos mejorar su "flujo de novias" candidatas, como por ejemplo anotarse a unas clases de baile.

Otro de los temas que resalta el autor es que Bezos no parece muy preocupado con que su empresa Amazon empezase con pérdidas, y esa tendencia seguía en el 2012, porque su plan es a largo plazo.  A pesar de sus errores estratégicos al no calcular el gigantesco tamaño que iba a adoptar este gigante, el empresario supo encauzar el negocio sin perderse detalle. [nota del lector: su personalidad recuerda a la del fundador de Wall-Mart, siempre pendiente del negocio]

Uno de los datos más relevantes es que Bezos empezó a trabajar en la empresa financiera DECOS de Wall Street, de D.E.Shaw, que solo fichaba a científicos, matemáticos y los número 1 de su promoción en las mejores universidades. DECOS en los años 80 empezó a operar con superordenadores y analistas para adelantarse a las jugadas de la Bolsa en Wall Street. Usaban algoritmos.

Pasados los años 80, Bezos se dio cuenta de que la naciente Internet podía ser la bomba y fue de los primeros en comprender la necesidad de montar una tienda en línea. Pensó que un producto interesante sería los libros. Se casó con una compañera de trabajo, reclutó a varios compañeros y se mudó a San Francisco para montar una "start-up" que vendiese libros. Luego, cambió de sede a Seattle porque se ahorraba muchos impuestos (cobran impuestos por población que tengas la sede).

Empezaron en un pequeño piso encargando libros a distribuidores y copiando catálogos ya existentes. Incluso había gente encargada de buscar los libros raros en las estanterías de librerías de viejo para que el cliente tuviese todo lo que necesitase en menos de una semana. Los encargos empezaron a llegar a la web en 1994 y el negocio fue creciendo. Las previsiones para el año 2000 era de que Bezos iba a facturar 64 millones de dólares, según contaba en 1995 a los inversores, pero ni se podía imaginar la enorme fortuna que iba a amasar: más de 1.400 millones ese mismo año.

En los primeros años de Amazon.com, el fundador Bezos logró montar la infraestructura informática con informáticos. A todos sus empleados les exigió trabajar a destajo, más de diez horas diarias, como si la empresa fuese suya. Prefería que viniesen en coche porque así no tenían prisa por coger el bus y trabajaban más. Hubo un empleado de paquetería que pasó un mes trabajando a tope, se olvidó de su coche aparcado mal y le cayeron numerosas multas, la grúa se lo llevó y lo subastó por 700 euros. Otra ejecutiva se olvidó el coche encendido y volvió a casa en bus. En los almacenes no se paraba de empaquetar y solo unos años después compraron grandes naves robotizadas.

Una de las cosas que generó el crecimiento es que Bezos tuvo que contratar a numerosos ejecutivos, muchos de ellos número 1 en Wall-Mart o Microsoft. Quienes empezaron con Bezos se fueron apartando y al cobrar sus acciones pasados cinco años se despidieron. Hubo gente que tuvo oportunidad de invertir 50.000 dólares pero se le pasó y luego esas opciones valían millones. El propio fondo de riesgo KMPG destinó capital a esta "star-up". Nadie era capaz de sospechar el enorme potencial de Amazon.

Solo en la cabeza de Bezos seguía vivo el proyecto de hacer una tienda de todo. Por eso, contrató a un ejecutivo de Wall-Mart.



lunes, 5 de febrero de 2018

"Progreso; diez razones para mirar al futuro con optimismo", de Johan Norberg (2016)

Reseña de "Progreso; diez razones para mirar al futuro con optimismo", de Johan Norberg (2016)

Link del resumen original y actualizado en:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2018/02/progreso-diez-razones-para-mirar-al.html

Resumen por E.V.Pita. doctor en Comunicación Social, licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, progreso, crecimiento económico, globalización

............................................................................................................................

Título: "Progreso; diez razones para mirar al futuro con optimismo"

Título original en inglés: Progress

Autor: Johan Norberg

Publicación en inglés: Oneworld Publications, Londres, Reino Unido, 2016


Fecha de publicación en español: Deusto, Grupo Planeta, Barcelona, 2017,

Número de páginas: 317
............................................................................................................................

ÍNDICE

Prólogo de Juan Ramón Rallo
Introducción. Estamos mejor que nunca
Capítulo 1. Alimentación
Capítulo 2. Saneamiento
Capítulo 3. Esperanza de vida
Capítulo 4. Pobreza
Capítulo 5. Violencia
Capítulo 6. Medio ambiente
Capítulo 7. Alfabetización
Capítulo 8. Libertad
Capítulo 9. Igualdad
Capítulo 10. La próxima generación
Epílogo. ¿Aún no estás convencido?

............................................................................................................................

Comentarios previos (por E.V.Pita): 

El libro ya fue publicado y en prensa hay disponibles reseñas. El interés del libro es que aporta una visión optimista al debate sobre el progreso.

El debate sobre el progreso comienza con Habermas en los años 80 y la crítica al racionalismo que aunque trajo inicialmente prosperidad (tren, telégrafo, electricidad, aviación....) desembocó en dos guerras mundiales y genocidios con matanzas a escala industrial nunca vistas. A partir de la crisis del 2008, el concepto de progreso se volvió a atacar, esta vez porque una de las promesas, tanto del marxismo como del neoliberalismo, se volvía paradójica. La revolución informática no ha traído un gran progreso ni en la productividad ni en los salarios, que han descendido. No solo eso, sino que las desigualdades sociales se han incrementado.

Ante estas voces surgen otras optimistas, entre ellas de las de Steven Piker, Johan Norberg o Edmund Phelps ("Una prosperidad inaudita") o Diamandis y Kotler ("Abundancia") que sostienen que, a pesar de los cataclismos mundiales y las megacrisis, la Humanidad cada vez vive más y mejor gracias a la globalización y el liberalismo democrático. En la misma línea de progreso estaría Ian Morris ("La guerra ¿para qué sirve?").

El autor comienza el primer capítulo hablando de las hambrunas que asolaron Suecia o países tan ricos como Francia en la Edad Media, Moderna y hasta el siglo XIX en el campo sueco. El hambre era una tragedia cíclica que segaba las vidas de la décima parte de la población o incluso el 30 % en Finlandia. En China o India era peor. A todo ello, aunque hubiese comida no se podía conservar y se consumía de inmediato comiendo el mismo menú de avenas, gachas y arenque durante toda la semana y con las cucharas relamidas por toda la familia y sin lavar. La comida que llegaba a las mesas de Europa en el siglo XVIII equivalía a lo que hoy se considera desnutrición en África. La gente era bajita y pequeña para consumir menos comida. Y cita a Angus Deaton que recuerda que la propia Inglaterra sufría en aquella época una "trampa nutricional" pues no comían lo bastante para trabajar más y producir más alimentos. Algunos estaban tan mal alimentados que solo podían caminar unas horas al día. Malthus predijo que la situación continuaría así de por vida y que el lacra del hambre seguiría ahí.

Pero el autor replica que Malthus se equivocó porque subestimó los avances tecnológicos, tales como los fertilizantes y la fijación industrial del nitrógeno, que disparó las cosechas. En el siglo XX, las hambrunas eran cosa del pasado. A ello se suma la maquinaria que hace el trabajo de un día de 25 hombres en solo cinco minutos. La productividad es 2.500 veces mayor. El comercio o la refrigeración mejoraron esto mucho más. A todo ello se sumó la caída de la natalidad (ligada a la educación y a menos hijos), que impidió que se hiciese realidad la pesadilla malthusiana. A pesar de aumentar la comida, la población no aumentó en la misma proporción.

El autor menciona la Revolución Verde iniciada por Borlaug en México (con un trigo super-resistente) y luego en la India y Pakistán, que en pocos años se volvieron autosuficientes en cereales y eliminaron las hambrunas de un plumazo. A ello se ligó una economía de precios de mercado para dar salida a todo el producto frente a los precios fijos anteriores. El aumento de calorías medios en los países pobres pasó de 2.000 al día a 2.800. Solo Zambia se queda por debajo. Y el precio del cereal en el Índice Grilli-Yang es la mitad que hace 60 años. El autor recuerda que países como Perú siguen reduciendo la desnutrición a pasos agigantados. Y en Vietnam, al reducirse los impuestos y liberalizarse el precio del arroz, se salvaron 20 millones de vidas.En África, aunque bajó el porcentaje de malnutrición, aumentó la población, y por tanto la cifra absoluta de maltrunidos subió a 46 millones de personas.

(continuará el resumen)


............................................................................................................................

Reseñas y sinopsis

Reseña de El País (4 de febrero del 2018, suplemento Ideas)

Reproduce este párrafo: "Este  progreso empieza a desarrollarse con la Ilustracción y sus grandes avances intelectuales, que se dan entre los siglos XVII y XVIII y nos ayudan a examinar el mundo a través de las herramientas del empirismo. Poco a poco, aumenta el escepticismo ante las autoridades, las tradiciones y la superstición. El corolario político de este cambio es el liberalismo clásico, que rompió las cadenas del autoritarismo, la esclavitud y los privilegios. Y, no lo olvidemos, la Revolución Industrial transformó la economía a lo largo del siglo XIX y ayudó decisivamente a vencer la incidencia del hambre y la pobreza. Estas sucesivas revoluciones bastaron para liberar a gran parte de la humanidad de las duras condiciones de vida que, hasta entonces, eran habituales. Más recientemente, en las últimas décadas del siglo XX, la globalización ha contribuido a que estas ideas, libertades y avances tecnológicos se extiendan por todo el mundo, ampliando y acelerando el alcance del progreso".

Sinopsis que hace Planeta
Ver link: https://www.planetadelibros.com/libro-progreso/252160

"Las malas noticias son omnipresentes en las televisiones, los periódicos y las conversaciones. Sea por razones económicas, políticas o debido a catástrofes naturales, parece que nuestro mundo va cada vez peor. Sin embargo, eso no es cierto. El progreso que la humanidad ha experimentado en las últimas décadas ha sido asombroso y no tiene precedentes. Y así lo demuestra el detallado examen que Johan Norberg hace en este libro de las cifras oficiales de organizaciones internacionales como Naciones Unidas, el Banco Mundial o la Organización Mundial de la Salud.

Nuestra percepción puede decirnos que todo va mal, pero los datos indican que el mundo mejora y que lo hace, en muchas ocasiones, para aquellos que se encuentran en un peor punto de partida: en casi todos los rincones del mundo la gente vive más años, con mayor prosperidad, más seguridad y mejor salud.

Por supuesto, ni todos los problemas han sido resueltos ni todas las partes del mundo pueden compartir este optimismo. Pero en la mayoría de los casos sabemos, al menos, qué herramientas pueden ayudarnos; muchas veces, una tecnología tan simple como la que permite el acceso al agua potable y sistemas de fontanería domésticos puede marcar una enorme diferencia. La educación y la nutrición son también claves y constituyen indicadores que mejoran. Nada debería hacernos pensar, en consecuencia, que el mundo del futuro va a ser peor que el actual. De hecho, y como nos recuerda Norberg en las páginas de este libro, vivimos en la mejor época de la humanidad".



lunes, 29 de enero de 2018

"La estetización del mundo", de Gilles Lipovetsky y Jean Serroy (2013)

Resumen del libro "La estetización del mundo", de Gilles Lipovetsky y Jean Serroy (2013)


Resumen original y actualizado del libro:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2017/12/la-estetizacion-del-mundo-de-gilles.html

Resumen elaborado por E. V. Pita, doctor en Comunicación Social, licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, estética, capitalismo, arte

....................................................................................................................

Título: "La estetización del mundo"

Subtítulo: Vivir en la época del capitalismo artístico

Título original en francés: L'ethétisation du monde

Autores: Gilles Lipovetsky y Jean Serroy

Edición en francés: París, 2013, Éditions Gallimard

Editorial en español: Anagrama, Colección Argumentos, Barcelona, 2015

Número de páginas: 393

....................................................................................................................

Biografías de los autores (hasta 2015)

Gilles Lipovetsky es el autor de los celebrados ensayos La era del vacío, El imperio de lo efímero, El crepúsculo del deber, La tercera mujer, Metamorfosis de la cultura liberal, El Lujo Eterno (con Elyette Roux), Los tiempos hipermodernos (con Sébastien Charles), La felicidad paradójica, La sociedad de la decepción (con Jean Serroy), La pantalla global y La cultura-mundo, y El Occidente globalizado, junto con Hervé Juvin.
Ha sido considerado por Luc Ferry el heredero de Tocqueville y Louis Dumont y una estrella de los analistas de la contemporaneidad (según Vicente Verdú). Es caballero de la Legión de Honor y doctor honoris causa de las universidades de Sherbrooke (Quebec, Canadá), de Sofía y Aveiro.

Jean Serroy es crítico de cine y autor de una obra de referencia sobre el cine de los años 1985-2005: Entre deux siècles. 20 ans de cinèma contemporain.

....................................................................................................................

Texto de la contraportada

"La estetización del mundo de Lipovetsky  y Serroy no es una obra de sociología corriente. Al igual que en La felicidad paradójica y La pantalla global, volvemos a encontrarnos no con un ensayo parcial que aborda aspectos puntuales de la sociedad contemporánea, sino con una obra general, de gran aliento, con un fuerte contenido teórico, que viene a resumir las propuestas de obras anteriores, sin olvidar la tesis central del sociólogo parisino: la economía ya no se rige por el oportunismo de la oferta y la demanda, sin por una lógica basada en la dinámica de la moda: producción de mercancías crecientemente diferenciadas y renovadas y búsqueda de una parcelación del consumo que incremente los beneficios y las satisfacciones. En cierto modo es el fin que buscaba Piero Sraffa, el gran estudioso de David Ricardo: la producción de mercancías por medio de mercancías. La producción ya no se impone, ensaya: la distribución no vende, seduce; y el consumo supera el estadio de la necesidad para conquistar el reino de la libertad.

Los autores repasan la multitud de procesos y aspectos: la evolución del comercio-espectáculo, la revolución del diseño, la fusión del arte y economía, el look, el empaquetado, el turismo cultural, lo "kisch", la dictadura de la belleza, los "reality shows", los tatuajes, los ricos y famosos, el cine, la música portátil, la comida basura, Internet, las redes sociales. Ni que decir tiene que Lipovetsky y Serroy describen un estado ideal de las cosas que en teoria reflejaría el funcionamiento perfecto de la democracia liberal. Saben que el capitalismo produce injusticias, diferencias económicas crecientes y toneladas de basura y fealdad, pero no describen el peor aspecto del capitalismo, sino la mejor cara que podría tener. No todas las democracias son iguales.

Sin perder de vista estas premisas, La estetización del mundo es un auténtico tratado de ética de la producción y el consumo que se convierte en ética estética precisamente porque los dos procesos tienden al mismo fin: la reproducción del mundo a la medida de nuestros deseos: es la felicidad paradójica del mejor de los mundos que puede ofrecer el capitalismo global que nos invade".

....................................................................................................................

ÍNDICE (Resumido)

Introducción

Las cuatro edades de la estetización del mundo
 - La artistización ritual
 - La estetización aristocrática
 - La estetización moderna del mundo
 - La era transestética

¿Puede la belleza salvar el mundo?

Vivir con el capitalismo artístico: estética contra estética

1. El capitalismo artístico
    
El complejo económico-estético
    La inflación del dominio estético
    Los cuatro círculos del capitalismo artístico
    Artes de consumo de masas y capitalismo artístico
    Arte moda e industria: la época de las hibridaciones artísticas

    La expansión económica de los mundos transésteticos

     El arte como profesión

    El espíritu del capitalismo artístico; ¿poder de la crítica o poder del mercado?


2. Las figuras inaugurales del capitalismo artístico

    Las tres fases del capitalismo artístico
    La invención del gran almacén: los palacios del deseo
    El reino de la alta costura
    Producción en masa y gustos estéticos: de Ford a Sloan
    Diseño, acto primero: funcionalismo y mercado
    La segunda época del diseño
    De los grandes almacenes a los centros comerciales
    Cine y música: el nacimiento de las artes de consumo de masas
    Del reclamo a la publicidad

3. Mundo diseño
     Diseño y economía de la variedad
     En todos los continentes
     Arte, diseño y "star system"
     El tiempo de los híbridos
     Memoria, diseño y "vintage"
     Un diseño emocional
     El diseño en todos los sentidos
     El diseño, expresión y vehículo de individuación
     Pluralismo y eclecticismo
     El diseño duradero

4. El imperio del espectáculo y la diversión
    La era del hiperespectáculo
    El espectáculo por exceso
    Extensiones del hiperespectáculo
    ¿Fin de la escalada de lo espectacular?
    Un mundo "kitsch"

5. El estadio estético del consumo
    Consumir la ciudad
    El consumidor transestético
    Nivel de vida y sus ambivalencias estéticas
    Los refinamientos del paladar
    El embellecimiento personal
    Modas y "looks"
    El internauta transestético
    Consumo cultural: del "homo festivus" al "homo astheticus"

6. La sociedad transestética: ¿hasta dónde?
    Ética estética de masas
    Una hipermodernidad desunificada
    Las contradicciones de la cultura hipermoderna
    Las paradojas de la sociedad transestética
    Vida estética y valores morales

.........................................................................................................................

RESUMEN
    
Los autores Gilles Lipovetsky y Jean Serroy explican cómo funciona el capitalismo artístico, entendido, por un lado, como la fabricación en serie que busca cierta distinción para captar clientes, y por otra, la inversión en obra artística valorada por su precio y valor económico independiente de su calidad o estética. El valor de una obra de arte lo pone su precio en el mercado.

Una de las contribuciones que hacen los autores es a encajar en un mismo contexto fenómenos como Apple o Master Chef. Señalan que ahora los fabricantes de móviles tienen la categoría de "genios artísticos", en referencia a Steve Jobs, mientras que los cocineros pasan a ser máster chef y la tradicional gastronomía en piezas de diseño.

 Todo parece obedecer a una estetización del mundo que empieza a ser preocupante en el momento en que el ciudadano recibe instrucciones para ser bello pues lo feo no tiene cabida en este mundo ultrasofisticado. Así, los ciudadanos se ven presionados para adaptar la forma bella que propone el capitalismo: delgadez, aspecto juvenil, cuerpo cuidado... Eso genera su propia industria de belleza: cremas antiarrugas, pastillas adelgazantes, gimnasios, aparatos reductores,... Hay una especie de dictadura de la belleza que nos obliga a todos a ser eficientes.

La eficiencia es una de las claves del capitalismo artístico: los nuevos modelos de electrodomésticos apuestan por la sencillez y la maestría en las líneas, pero sobre todo en la eficiencia. Los coches son más eficientes porque consumen menos gasolina por kilómetro, las cafeteras se distinguen por su eficiencia a la hora de preparar cafés de múltiples variedades.

Es por tanto que ha habido un cambio en el diseño industrial. Inicialmente, el diseñador era un ilustrador ajeno a la industria contratado para decorar los envases de los productos para un consumo de masas donde nadie parecía muy preocupado por la estética y sí por la utilidad y duración, Pero ahora los diseñadores forman parte de los departamentos y su función es dar un sentido "total" al producto entero, de ahí que el diseñador mejore desde el principio las funciones ergonómicas del producto a vender, ya sea una taza "mug", un móvil o un coche.

A partir del capitalismo artístico surgen una múltiple e inimaginable variedad de productos, sobre todo en la moda, donde cada cierto tiempo se cambia el aspecto de la ropa. Esta variedad se ha visto enormemente acelerada en el siglo XXI donde unas modas sustituyen a otras a ritmo vertiginoso, pero no solo los vestidos sino también otros productos como los modelos de los móviles. Hay una auténtica carrera por la innovación y la mejora de las prestaciones de los teléfonos, que cada pocos meses se renuevan aunque aporten pocas novedades respecto al modelo anterior. El consumidor se ha vuelto más voraz y quiere inmediatamente más novedades, ya sea de series de televisión, móviles, coches... La variedad se hace inabarcable y siempre está dominada por un sentido estético del producto hasta el punto de llegar a lo superespectacular.

Dentro de esta lógica, los autores explican lo que pasa en la industria del cine, donde las películas aumentan cada vez más su grado de violencia, ya que el espectador cada vez quiere más. [nota del lector: por ejemplo, estas series como Juego de Tronos, donde hay un exceso de violencia salvaje seguiría esta lógica; al poco, salió Britannia, donde el propio lema de la serie es Nadie quiere ser civilizado]. Según los autores, el capitalismo de Hollywood sigue la lógica de dar un poco más de espectáculo en cada nueva película.

Sobre Hollywood, los autores también hablan de cómo se fabrica una estrella. En los años 20, las actrices normales se convirtieron en superdiosas aunque cada una respondía a un prototipo en el que estaban encasilladas: la rebelde, la ingenua, la rubia, la sexy, etc... La imagen de dichas estrellas era dirigida por los propios estudios independiente de la vida normal que llevasen las empleadas, sujetas a contratos de permanencia que les obligaban a estar atadas a un estudio y a grabar películas en serie. Las actrices eran una marca y un producto muy definido. Su estética estaba muy cuidada y respondía a unos propósitos cinematográficos pues los estudios ya sabían cuáles eran los tipos de mujeres que le gustaban al público. En el caso de los actores, pasó lo mismo: quedaron encasillados como galanes, aventureros, cómicos... Cada estudio tenía a su propio Cary Grant y Rodolfo Valentino.

Estos prototipos de estrellas de Hollywood derivó luego en el llamado "look", que puede lucir cualquier ciudadano de a pie, de forma que incluso pueden variar su apariencia para vestir un día un "look" y otro día, otro, según su estado de ánimo o ambiente. Sería una especie de "transestética", donde los consumidores varían de aspecto externo. Desde el punto de vista de la lógica capitalista, eso es bueno porque estimula el consumo de moda.

Este afán estético también llegó a los mercados de arte pero de otra forma que los autores critican. En sí misma, la belleza de las obras ha variado porque antes los cuadros y pinturas los encargaba la iglesia y luego la aristocracia renancentista o la burguesía del siglo XIX. El impresionismo y luego el surrealismo rompió las reglas de forma que nadie sabía muy bien qué debería considerarse arte. El capitalismo artístico tomó el relevo de forma que ahora el arte mejor valorado es el que se paga más por él, el que más cotiza en los mercados y subastas de arte. Así, hay una carrera con precios de venta estratoféricos por obras de arte que lo son más cuanto más se cotizan. Es la lógica del mercado. La estética se basa en cuanto están los demás dispuestos a pagar por una obra de arte. Cuanto más cara, más bonita.

Los autores intentan contextualizar lo que está pasando alrededor de esta estetización del mundo con móviles de diseño, cremas embellecedoras y adelgazantes, cambio de "looks" y de moda en los escaparates cada semana, los excesos de Hollywood en sus superproducciones que exhiben lo nunca visto y el refinamiento del paladar que llega a convertir a los cocineros en maestros chefs con recetas sofisticadas de diseño.

La lógica que subyace a todo esto, dicen Gilles Lipovetsky y Jean Serroy, es que detrás hay un intento por mejorar la calidad de vida del ciudadano, como un producto empaquetado más. Quizás los salarios no puedan subir más pero sí la capacidad de mejorar el nivel de vida con comida más sana y "light", móviles de ultradiseño, ....

Detrás está una siniestra obsesión por la eficacia, no solo porque el capitalismo busque que los trabajadores sean más productivos, sino porque el propio ciudadano esté más sano y delgado tomando productos "light", sin gluten, sin cafeína... La obesidad es penalizada por la publicidad que insiste en lo maravilloso que es tener un cuerpo diez y ser bello, cumpliendo el cánon del capitalismo artístico. Los propios ciudadanos se ven presionados a moldearse como "apolos". Los trabajadores no solo tienen que trabajar durante horas en la oficina sino que se ven impelidos a salir a la calle a hacer gimnasia y mantener su cuerpo según los cánones más aceptados como si todas las mujeres tuviesen que tener el tipo imposible de una top-model para ser aceptadas. [nota del lector: a raíz de esta dictadura de los flacos, hay campañas a favor de las "curvis", nicho de mercado que también empiezan a surtir en las tiendas con tallas XXL].

Lo irónico de todo esto, dicen los autores, es que a pesar de toda la publicidad y campañas que se hacen para aumentar la diversidad y abundancia de la moda, la gente por la calle viste de forma uniforme, con la misma ropa comprada en las mismas tiendas "low-cost", y tirando a gris o negro.




lunes, 22 de enero de 2018

"Cuatro vientos en contra", de Jordi Palafox (2017)

"Cuatro vientos en contra", de Jordi Palafox (2017)

El resumen original y actualizado está en:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2018/01/cuatro-vientos-en-contra-de-jordi.html

Resumen elaborado por E.V.Pita, doctor en Comunicación Social, licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, historia económica de España, Economía,

.......................................................................................................................................

Título: "Cuatro vientos en contra"

Subtítulo: El porvenir económico de España

Autor: Jordi Palafox

Prólogo: Josep Fontana

Editorial: Ediciones de Pasado y Presente SL, Barcelona, 2017

Número de páginas: 311

.......................................................................................................................................

Biografía del autor Jordi Palafox (hasta el 2017)

Jordi Palafox es doctor en Economía y fue catedrático de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Valencia hasta su jubilación en el 2014. Fue "visiting scholar" en el departamento de Economía de la Universidad de Berckley, en la Universidad de Roskilde y en la de Copenhague y profesor visitante del EHESS de París, así como investigador del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y miembro del consejo de redacción de Revista de Historia Económica. Es autor de varios libros sobre la historia económica de España durante el siglo XX, el más difundido de los cuales es España 1808-1996: el desafío de la modernidad escrito con Juan Pablo Fusi.

.......................................................................................................................................

Texto de la contraportada

"La necesidad de hacer un análisis objetivo de la situación actual de la economía española, partiendo de la denuncia de los errores que nos han llevado a este punto, dan a este libro el grado necesario de "pesimismo de la inteligencia", para decirlo en los términos que empleaba Gramsci, equilibrado por un optimismo que nace de la confianza en que los españoles serán capaces de emprender el camino que conduzca a superar los errores del pasado y las difilcutades del presente. 

Este es, además, un libro que no cae en la tentación de contarnos verdades que hay que aceptar, como suelen hacer los políticos, sino que nos informa con la mayor objetividad posible y nos invita a reflexionar por nuestra cuenta acerca de cuestiones que pueden ser determinantes para nuestro futuro inmediato".

.......................................................................................................................................

ÍNDICE (resumido)

Introducción

1. La economía global y España: una relación tormentosa

2. China, fábrica del mundo

3. Empresas multinacionales: nuevos líderes mundiales

4. España: de la quimera a la pesadilla

5. España: empleo, salarios y mercado global

6. La desigualdad ha venido para quedarse

7. La mejora del capital humano: una solución convertida en materia

8. Instituciones: unas reglas de juego obsoletas

9. El futuro es hoy

.......................................................................................................................................

RESUMEN:

El autor describe un panorama de España tras la crisis con una elevada desigualdad, con un empleo precario que sustituye al de calidad, y con otros desequilibrios en productividad y producción que la van a alejar de la mejoría económica.

Su tesis principal es que España no se ha adaptado a los cambios en la economía internacional o lo ha hecho de forma insuficiente.

Recalca que China se ha convertido en la nueva Gran Bretaña del siglo XIX y cuya consecuencia es el declive de Occidente. A ello se suma que ha habido una revolución en la forma de producir y comerciar de las multinacionales que aprovechan el marco global y alcanzaron una posición privilegiada en muchos terrenos, como el fiscal.

También examina lo ocurrido en España cuando se sucedían cambios vertiginosos a nivel global. Muchas empresas y familias se endeudaron para adquirir casas y tras el pinchazo de la burbuja le siguió una enorme recesión, en las que se puso de relieve las graves carencias para tener éxito ante los desafíos de la economía global. La Recesión generó desempleo y desigualdad, y que pone en evidencia la situación excepcional (de mala) respecto a otras zonas del planeta porque su economía es incapaz de generar puestos de empleo y por las escasas posibilidades de volver al mismo lugar que antes de la crisis (tanto en empleo como en distribución de la renta y riqueza).

También insiste en elevar las habilidades de la población, mejorar el capital humano pero es escéptico debido a las deficiencias del sistema de la enseñanza.Además, ve graves ineficiencias en la Administración e ineptitud en sus políticas para ponerse a la altura del reto global. Ve grandes obstáculos para mejorar el nivel de vida en España. Dice que gran parte de los mimbres para hacer el cesto no existen, otros hay que quitarlos.

Palafox explica que la combinación con la nueva realidad global y las carencias fundamentales de la economía española vienen generando desde hace años cuatro vientos:

Los cuatro vientos son:

Externos

1) La competitividad de la RP China, primera potencia mundial del siglo XXI,

2)  la consolidación de ese mercado asentado en la producción segmentada de la mano de las multinacionales

Internos

3) Las insuficiencias de formación de la población activa española para enfrentarse a la nueva situación

4) el conjunto de instituciones económicas entendidas como reglas de juego que lastran la eficiencia  y el aumento de los empleos de valor añadido.

El autor dice que su libro no aporta soluciones sino que hay un origen múltiple de los problemas: insostenibilidad del sistema actual de pensiones ante el envejecimiento de la población y el aumento de la esperanza de vida, las deficiencias del sistema de financiación autonómica, y el peso de la economía sumergida.

Palafox considera muy importantes las CVG (Cadenas de valor global; estar presente en todo el circuito para extraer beneficios de toda la cadena de producción como hace Apple; es el llamado Made in World, que se diferencia del Made in Spain), porque pemite participar en los beneficios de la expansión del comercio exterior causada por la globalización. "Es ingenuo pensar que aquellos ya en el mercado, los agrupados en tantas y tan diversas asociaciones y organizaciones contribuyan a expandir la oferta de sus competidores. Y que una administración tan solícita  con las reivindicaciones de algunas de ellas, rompa su tendencia y apueste con rotundidad por configurar un marco de igualdad de oportunidades en donde ese aumento de oferta se produzca", dice Palafox (página 106).

En el caso de China, Palafox señala que en España el problema reside en el bajo peso de cierto tipo de servicios que han logrado articular un círculo virtuoso de creación de empleo con aumentos en la productividad. En España, la desmantelación industrial se ha sustituido por servicios de bajo valor añadido. No se han articulado medidas para fomentar la expansión.

El autor también estudia la crisis del ladrillo en España. Concluye que durante los booms crediticios, la productividad agregada (la PTF) disminuye al expandirse el empleo con mayor rapidez en los sectores donde es baja, como en la construcción. Es lo que ocurrió en la crisis, dice, de forma que cuando la crisis hizo patentes los negativos efectos de la baja productividad, los trabajadores con salarios menores asumieron gran parte del coste. Y los que lo conservaron sufrieron un mayor descenso del salario. Dice que la economía española es dúal, con un sector mayoritario de 2 tercios del PIB con una trayectoria negativa y el otro tercio restante la mejora. La evolución de la productividad del capital es más negativa que la del trabajo.

Señala que en España hay dificultades para encontrar empleo muy elevadas y mayores para que el trabajo sea cualificado. En ellas, todo apunta a que la desigualdad, aún moderándose sobre sus máximos por el efecto positivo de la creación de empleo, no va a desaparecer.

Otro de los problemas es la innovación. Dice que en España tiene empresas tecnológicas modestas y debería fomentar formas de organización y cooperación entre empresas de menor tamaño pero más favorecedoras de la innovación, de la mejora del capital humano empresarial y, a través de ella, de la productividad del conjunto de la economía. El problema, o al menos una parte de él, es que como mostraron Rodríguez Pose y Di Cataldo ello no es independiente de la calidad del gobierno, que es muy mejorable tanto a nivel nacional como en las comunidades, según dice Palafox. Añade que esta deficiencia de calidad política es un obstáculo para el éxito del desafío de mantener el nivel de vida en España.

Dice que el reto más urgente es recuperar la confianza en las normas de funcionamiento social, en las instituciones, destrozada durante la recesión.

Palafox señala que tras el fiasco del siglo XIX, la España del siglo XX consiguió mantener estable su nivel de renta por habitante respecto a los países más avanzados a pesar del elevado crecimiento experimentado por estos. Cree que el reto es tomar su propio destino tantas veces delegado en unas élites cuyas limitaciones para la tarea son incontrovertibles, recuperar el tiempo perdido del siglo XXI e incorporarse a los países avanzados. Advierte que la consolidación de un mercado global y con él el resto de transformaciones lo hace imposible (el seguir delegando en las actuales élites)


Críticas a Piketty

El autor critica (en las páginas 159 y 160 ) al economista francés Thomas Piketty. Recuerda que las variaciones en el índice de Gini: Dice que un valor de 20 / 80 en distintos países puede responder a distintos valores de renta y no se trata de redistribuciones similares de la renta porque las absolutas son más distantes de lo que aparenta. Es un hecho ignorado por el indicador de Gini.

Dice el autor Jordi Palafox que esa cuestión fue soslayada en el 2014 y 2015 durante la pykettymanía. el fenómeno derivado del éxito del ambicioso libro El capital en el siglo XXI. Señala que el libro fue publicado cuando se conoció en Estados Unidos que el 1 % más rico del país amasaba una gran concentración de ingresos y riqueza. El autor recuerda que llegó a las mismas conclusiones que otros autores a quienes les fue negada la notoriedad.

En concreto, Palafox cita a François Bourguignon que publicó en el 2012 una "sugestiva, sólida aportación sobre el tema recibida con escaso interés".

Palafox añade que poco importa que el libro de Piketty estuviese articulado a partir de una base de datos de ingresos fiscalmente declarados de fiabilidad inferior a las de ingresos familiares, que no incluyeran incrementos patrimoniales, que confundiese riqueza con capital o que fueran de discutible realismo sus criterios de capitalización de la renta para calcular sus leyes históricas.

Añade Palafox sobre Piketty que la alarma social ante el fuerte aumento de la desigualdad en EE.UU., en su máximo desde 1929 según sus datos, provocó uno de los debates más intensos de los últimos años tanto acerca de los modestos logros de la economía estadounidense como de sus perspectivas de futuro. Poco había importado, dice Palafox, que junto a Emmanuel Saez, hubiera estado publicando durante años el mismo resultado, tanto en ingresos como en riqueza: se vivía en una etapa de expansión en la cual la inquietud por este problema era inexistente.

Respecto a las leyes históricas de Piketty, Palafox dice en la página 173 que "es innegable que el libro de Piketty tiene un gran mérito: haber provocado un aumento espectacular de la atención tanto a la disparidad de la renta como de la concentración de la riqueza". Añade que en ese punto se puede hablar de un antes y un después de su publicación. Dice que queda poco de las dos leyes fundamentaes del capitalismo establecidas por él.

Señala que ni la base documental en la que se apoyaban ni los supuestos adoptados para derivarlas permite deducir la ineroxabilidad de las conclusiones de Piketty. La más conocida de ellas, la primera, establecía que al ser el crecimiento de la riqueza superior al de la renta, el resultado en el largo plazo no podía ser otro que un aumento de su concentración; de la desigualdad, por tanto. Pero Palafox añade que Piketty usa cifras de capital y no de riqueza obtenida de fuentes fiscales y asume una rentabilidad arbitraria de la misma constante a lo largo del tiempo. Recuerda que el New York Times le dedicó un demoledor artículo a sus errores.

Sin embargo, Palafox reconoce que, al margen de las burdas y toscas leyes de Piketty, "el hecho indiscutible es que en las décadas recientes hemos asistido a un aumento de la desigualdad interpersonal en casi todas las sociedades occidentales"


lunes, 15 de enero de 2018

"Manifiesto contra el trabajo", de Grupo Krisis (1999)

Resumen del libro "Manifiesto contra el trabajo", de Grupo Krisis (1999)

Resumen original y actualizado en el siguiente link:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2018/01/manifiesto-contra-el-trabajo-de-grupo.html

Autor del resumen: E.V.Pita, doctor en Comunicación Social y licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, teoría del trabajo, empleo, capitalismo, estructura social
......................................................................................................

Título: "Manifiesto contra el trabajo"

Título original en alemán: Manifest gegen die Arbeit

Autor: Grupo Krisis (Zeitschrift Krisis)

Edición en castellano: 2002, Barcelona, Virus Editorial

Número de páginas: 79

......................................................................................................

Biografía del autor Grupo Krisis

No consta

......................................................................................................

Texto de la contraportada

"Un cadáver domina la sociedad, el cadáver del trabajo. Todos los poderes del planeta se han unido para la defensa de ese dominio: el Papa y el Banco Mundial, Tony Blair y Jörg Haider, los sindicatos y los empresarios, los ecologistas alemanes y los socialistas franceses. Todos conocen una única consigna: ¡trabajo, trabajo, trabajo!

A quién todavía no se haya olvidado de pensar, no le resultará difícil darse cuenta de la inconsistencia de una posición semejante. Pues la sociedad dominada por el trabajo no está pasando por una crisis temporal, sino que está llegando a límites absolutos. La producción de riquezas se está alejando cada vez más -en una medida que hasta hace pocas décadas sólo era concebible en la ciencia-ficción - del uso de mano de obra humana como consecuencia de la revolución microelectrónica. Nadie puede afirmar seriamente que este proceso se vaya a parar o que tenga marcha atrás.

Es precisamente en el momento de su muerte cuando el trabajo se revela como un poder totalitario que no admite otro dios a su lado. ¡El que no trabaje, no come! Esta cínica fórmula todavía es válida, a pesar de declarar "excedentes" a millones de personas. En vista de esto, todo grito reclamando trabajo y "puestos de trabajo" se convierte en regresivo. Lo que es necesario, de verdad, es la lucha contra el trabajo. La emancipación social presupone la ruptura categorial con este principio de coerción social, al que la humanidad se ha sometido durante más de dos siglos".

......................................................................................................

ÍNDICE

1. El dominio del trabajo muerto

2. La sociedad neoliberal del "apartheid"

3. El "apartheid" del Estado neosocial

4. Agudización y desmentido de la religión del trabajo

5. El trabajo es un principio social coercitivo

6. Trabajo y capital son las dos caras de una misma moneda

7. El trabajo es dominio patriarcal

8. El trabajo es la actividad de los incapacitados

9. La historia de la imposición sangrienta del trabajo

10. El movimiento obrero fue un movimiento por el trabajo

11. La crisis del trabajo

12. El final de la política

13. La simulación casino-capitalista de la sociedad del trabajo

14. El trabajo no puede ser redifinido

15. La crisis de la lucha de intereses

16. La abolición del trabajo

17. Un programa de abolición contra los amantes del trabajo

18. La lucha contra el trabajo es antipolítica

......................................................................................................


El Grupo Krisis, de origen alemán, comenzó a finales de los años 90 a hablar del fin del trabajo, algo que en 1996 ya había hecho Rifkin  con "El fin del trabajo". Mientras Rifkin proponía trabajar de voluntarios, el Grupo Krisis cree que el trabajo, efectivamente ha muerto por culpa de la revolución microinformática (que elimina más puestos de trabajo de los que crea). Estos autores añaden que el "trabajo" sigue siendo asistido artificialmente para preservar una sociedad que está totalmente basada en él.

El manifiesto arranca con esta frase: "Un cadáver domina la sociedad, el cadáver del trabajo".

A continuación reproduzco los primeros párrafos del primer capítulo, disponible en la web del grupo Krisis, para entender plenamente los argumentos del pensamiento crítico:

"Un cadáver domina la sociedad, el cadáver del trabajo. Todos los poderes del planeta se han unido para la defensa de este dominio: el Papa y el Banco Mundial, Tony Blair y Jörg Haider, los sindicatos y los empresarios, los ecologistas alemanes y los socialistas franceses. Todos conocen una única consigna: ¡trabajo, trabajo, trabajo!

A quien todavía no se haya olvidado de pensar, no le resultará difícil darse cuenta de la inconsistencia de una posición semejante. Pues la sociedad dominada por el trabajo no está pasando por una crisis temporal, sino que está llegando a sus límites absolutos. La producción de riquezas se está alejando cada vez más –en una medida que hasta hace pocas décadas sólo era concebible en la ciencia-ficción– del uso de mano de obra humana como consecuencia de la revolución microelectrónica. Nadie puede afirmar seriamente que este proceso se vaya a parar o que tenga marcha atrás. La venta de la mercancía mano de obra va a ser tan prometedora en el siglo XXI como la de sillas de posta en el XX. Sin embargo, en esta sociedad, a quien no puede vender su mano de obra se le considera «excedente» y se le manda al vertedero social.

¡El que no trabaje, no come! Esta cínica fórmula todavía es válida, y hoy en día incluso más, porque se vuelve irremisiblemente obsoleta. Es absurdo: la sociedad nunca ha sido tan sociedad del trabajo como en un momento en que el trabajo se está haciendo innecesario. Es precisamente en el momento de su muerte cuando el trabajo se revela como un poder totalitario que no admite otro dios a su lado. Determina el pensar y el actuar hasta en los poros de la cotidianidad y la psique. No se ahorran esfuerzos para prolongar artificialmente la vida del ídolo trabajo. El grito paranoico de «empleo» justifica que se fuerce incluso la destrucción, hace tiempo conocida, de los fundamentos de la naturaleza. Cuando se abre la perspectiva de un par de miserables «puestos de trabajo», se permite dejar de lado acríticamente los últimos obstáculos a la comercialización total de todas las relaciones sociales. Y se ha convertido en un acto de fe comúnmente exigido la idea de que es mejor tener «cualquier» trabajo que ninguno.

Cuanto más patente es que la sociedad del trabajo está llegando a su final definitivo, con tanta más violencia se oculta ese final a la conciencia pública. Los métodos de ocultación pueden ser tan distintos como se quiera, pero tienen un denominador común: el hecho mundial de que el trabajo se evidencia como un fin absoluto irracional, que se ha hecho obsoleto a sí mismo, es redefinido con la terquedad de un sistema enloquecido como el fracaso personal o colectivo de individuos, empresas o «enclaves». El límite objetivo del trabajo debe parecer, pues, un problema subjetivo de los excluidos".


El capitalismo, señalan los autores, consiste en reproducir el capital y eso se hace mediante el trabajo, da igual de lo que sea o por absurdo que sea. El trabajo, dicen, ha esclavizado al hombre moderno desde la Ilustración, hace dos siglos y lo ha sometido a horarios esclavizantes, le ha obligado a abandonar la tranquila vida en el campo para malvivir en las ciudades contaminadas, todo ello motivado por un ídolo llamado "trabajo" sobre el que se supedita todo. Recuerdan que si una empresa quiere explotar una zona con recursos naturales protegidos solo tiene que decir la frase mágica: "Vamos a crear X puestos de trabajo". Bajo esta fórmula, hay permiso y licencia para destruir el medioambiente y agotar los recursos naturales, todo en bien de crear empleo.

Tanto la izquierda como la derecha no han liberado al hombre del trabajo sino solo se ha debatido quién debía controlar el capital y la fuerza de producción pero nadie ha cuestionado que el hombre esté obligado a trabajar mucho durante toda su vida y sin parar.

Es más, aunque cada vez hay más paro y desempleo, hay una obligación moral de tener que trabajar y se estigmatiza al parado que además cobra ayudas públicas, de ahí el cinismo de crear políticas sociales basadas en el "el que no trabaja, no come". No se tolera al que no quiere trabajar voluntariamente. Señalan que incluso los ejecutivos más ricos del mundo, como Bill Gates, tienen que ir todos los días a la fábrica y estar pendientes de su negocio; a pesar de los millones que han amasado no se pueden permitir no faltar al trabajo, algo que sorprendería a los aristócratas del siglo XVIII, que ellos sí que no trabajaban nada. Recuerdan que la palabra "trabajo" deriva de "yugo" y está relacionada con las ingratas tareas que hacían los esclavos obligatoriamente.

Consideran que el "trabajo" comienza cuando los Estados absolutistas movilizan recursos para recaudar impuestos con los que, primero mover su maquinaria de guerra, y después, cuando los burgueses toman el control del Estado, para mantener guerras coloniales con el fin de extraer recursos. El trabajo supuso causar sufrimiento a los esclavos de África, que murieron literalmente extenuados de trabajo forzado para producir bienes. Señalan que solo un grupo muy reducido del planeta (Europa y USA) se benefició de la riqueza generada mientras que el resto del planeta fue asolado. A partir del fin de la Segunda Guerra Mundial hubo unas décadas en las que los obreros, que también creían firmemente en el trabajo, acariciaron el sueño burgués de consumir todo tipo de productos. El sueño apenas duró tres décadas, en las que había pleno empleo, hasta que volvió el problema del paro y las presiones para ejercer el "derecho a trabajar" aunque fuese imposible lograr un empleo.

Otro de los aspectos que aborda el Grupo Krisis es el de la gran competencia entre todos los ciudadanos de la sociedad del trabajo, una competencia feroz que relacionan con la selección natural de los más aptos y que, al final, desemboca en una sociedad del "apartheid" donde unos pocos trabajan y el resto no tiene dinero y no puede sobrevivir; sería como una especie de "eutanasia del pobre". En el caso de la incorporación a la mujer, creen que fue totalmente cínico permitirle trabajar sin aplicar a la vez unas medidas para compaginar su vida familiar; el resultado, es que la mujer está ahora doblemente esclavizada, tanto en casa como en el trabajo.

El libro tiene algunos puntos interesantes como el hecho de haber sido uno de los primeros en olerse la gran crisis del 2008. Lo hicieron en 1999, después de un ciclo de crisis en Latinoamérica, Asia y Rusia. Lo atribuyeron a que, al no poderse crear más trabajo, la riqueza se obtenía de la especulación financiera como un camino para seguir adelante a toda costa. Dedujeron que el mismo problema que hubo en la periferia  iba a reventar tarde o temprano en las economías más avanzadas como USA o Europa, lo que así ocurrió en el 2008. Su análisis era correcto: fue por culpa de la especulación financiera aunque el Grupo Krisis aclaró que el problema real de fondo es que ya no se puede generar más trabajo porque las mercancías son invendibles.

También explican la progresiva desmantelación del Estado porque es necesario seguir generando capital a costa de servicios sociales como la educación o la sanidad, dinero ahorrado que revertirá en las empresas, se supone.

Entre las soluciones que proponen está la de haya una "actuación social consciente" para que la riqueza producida sea aprehendida directamente según las necesidades. Sería el lema "Cojamos lo que necesitamos" sin arrastrarse de rodillas bajo el jugo de los mercados de trabajo. Proponen organizaciones sociales como consejos o asociaciones libres sobre las condiciones de reproducción de toda la sociedad. A las réplicas hechas por los defensores del libre mercado conforme estas ideas no son sensatas ellos responden que precisamente el mundo del trabajo basado en la libre competencia ha arrasado el planeta y ha excluido a millones de marginados que no son rentables. Para que la libre competencia y mercado funcionase primero tuvieron que exterminarse otro tipo de sociedad más humana. Hablan de paralizar sectores peligrosos como el automóvil, las armas, lo nuclear sino también la industria del entretenimiento, así como la publicidad y la mercadotecnia, que solo sirven para vender cosas inútiles a las masas.

También son críticos con la educación universitaria y los títulos porque la realidad es que ahora una doctora en Filología está en el paro o trabaja de taxista. Como dijo Ulrich Beck, el sistema de empleo estandarizado ha comenzado a deshacerse. Las palabras nuevas son "flexibilidad" en el empleo, o lo que es lo mismo, subempleados multifunción sin oficio. Esto era cómo funcionaban las cosas en los años 80, algo que luego se generalizó.

También critican la renta básica acompañada de actividades voluntarias porque no es más que otra forma de "dumping" social al tener la gente que coger dos o tres trabajos para sobrevivir. Además, al desaparecer el trabajo estandarizado no surge más tiempo para el ocio y la autorealización, sino trabajos por encargo o bajo demanda, así como que genera una gran movilidad del trabajador hacia otros países. La flexibilidad también convierte al trabajador en autónomo o empresario de sí mismo, para ahorrar la Seguridad Social y no se paga por convenio sino por trabajos concretos. Hay más rendimiento y más estrés y menos dinero. Las oficinas centrales se vacían y operan free-lances. Mencionan a Sennet y el libro "El hombre flexible".

Añaden que la flexibilización del trabajo no ha resuelto la crisis del trabajo porque genera trabajadores desmotivados y que el capitalismo ha caído en el absurdo y solo genera energías autodestructivas, según señalan.

domingo, 7 de enero de 2018

"Decir no no basta", de Naomi Klein (2017)

Resumen del libro "Decir no no basta", de Naomi Klein (2017)

Resumen original y actualizado en:
https://evpitasociologia.blogspot.com/2018/01/decir-no-no-basta-de-naomi-klein-2017.html

Resumen realizado por E.V.Pita, doctor en Comunicación y licenciado en Derecho y Sociología

Sociología, riqueza, desigualdad, neoliberalismo, historia de EE.UU., teoría política, pensamiento político

..........................................................................................

Título: "Decir no no basta"

Título original: "No Is Not Enough"

Autora: Naomi Klein

Fecha de publicación: 2017

Edición en español: Paidós, Barcelona, 2017

Número de páginas: 312

..........................................................................................

Biografía oficial de la autora Naomi Klein (hasta 2018)

Naomi Klein es una periodista laureada, columnista de prensa y autora de los bestsellers No logo, La doctrina del shock y Esto lo cambia todo, todos ellos publicados por Paidós.  Esto lo cambia todo, el documental inspirado en el libro, se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto de 2015.

En 2017 se unió a la prestigiosa revista digital The Intercept y sus escritos tienen amplia difusión a través de publicaciones como The Guardian, The Nation, The New York Times, The New Yorker, Le Monde y The London Review of Books. Klein forma parte de la junta directiva de 350.org, un movimiento internacional de acción climática, y es miembro de número de la Puffin Foundation en The Nation Institute. Es además una de las promotoras del Manifiesto "Dar el Salto", una declaración en favor de una restructuración rápida y justa que ponga fin al uso de combustibles fósiles. En noviembre del 2016 fue galardonada con el prestigioso Premio de la Paz de Sídney.

..........................................................................................

Texto de la contraportada

"Esto no es más que un intento de examinar cómo hemos llegado a este momento político surrealista; cómo, de formas concretas, podría ponerse mucho peor; y cómo, si no perdemos la cabeza, aún podríamos darle la vuelta al guión y desembocar en un futuro radicalmente mejor"

¿Os acordáis de cuando se suponía que el amor iba a triunfar sobre el odio? ¿Recordáis que hubo un momento en que las petroleras y los banqueros parecían estar amilanados y batirse en retirada? ¿Qué demonios pasó? Y aún más importante, ¿qué podemos hacer al respecto?

Decir no no basta revela, entre otras cosas, que la desorientación que sentimos es un hecho deliberado. Que por todo el mundo, para generar una crisis tras otra, se está utilizando tácticas de shock diseñadas para forzar políticas que arruinan a la gente, el medio ambiente, la economía y nuestra seguridad. Que el extremismo en el que vivimos no es un hecho aberrante, sino un cóctel tóxico de nuestros tiempos.

Desde cómo desmantelar la megamarca Trump al arte de reivindicar los argumentos populistas, Naomi Klein nos enseña cómo podemos romper el hechizo y conseguir el mundo que queremos. No dejemos que se salgan con la suya.

..........................................................................................

ÍNDICE

Primera parte... Cómo hemos llegado a esto: el auge de las supermarcas

1. Cómo ganó Trump al convertirse en la marca definitiva

2. La primera familia de marcas

3. "Los juegos del hambre" de Mar-a-Lago


Segunda parte..... En qué punto estamos: un clima de desigualdad

4. El reloj del clima da la medianoche

5. El mangante en jefe

6. La política odia el vacío

7. Aprender a amar el populismo económico


Tercera parte..... Cómo podríamos ir a peor: los shocks que se avecinan

8. Maestros del desastre: puentear la democracia

9. La lista de tareas tóxica: qué se puede esperar cuando se espera una crisis


Cuarta parte.... Cómo podrían mejorar las cosas

10. Cuando a la doctrina del shock le sale el tiro por la culata

11. Cuando no bastó con decir no

12. Las lecciones de Standing Rock: atreverse a soñar

13. El momento de dar el salto: porque a pequeños pasos no se va a acabar con esto


Conclusión: Una mayoría solidaria, al alcance

Epílogo. Manifiesto "Dar el salto": llamamiento a favor de una Canadá basada en el cuidado mutuo y de la Tierra

..........................................................................................

RESUMEN

Naomi Klein cuenta que dedicó entre cinco y diez años de investigación, viajes y entrevistas para documentar sus libros No Logo (sobre marcas) y La Doctrina del Shock (sobre como los neoliberales aprovechan las crisis para imponer sus "recetas" económicas). Sin embargo, para este libro, que examina el ascenso a la presidencia del multimillonario Donald Trump, solo necesitó unos meses porque la mayor parte del contexto fue contado en su día.

La autora dice que la presidencia del ultraconservador Trump llegó en mal momento porque puso en marcha políticas para desmantelar los avances en protección del medioambiente y frenar el cambio climático y el aumento de las temperaturas a escala planetaria. Para Klein, las empresas petroleras como Mobil Exxon, que según dice ya sabían del cambio climático desde 1970, se han aliado con Trump para permitir el consumo de petróleo, da igual de la forma que sea, con guerras, con más coches contaminantes, lo que sea con tal de volver a relanzar la producción y el consumo, da igual que el planeta se vea azotado por la sequía. Detrás, solo está la codicia del hombre blanco.

La autora comienza examinando el triunfo de Trump como gestor de la marca de lujo Trump. Sus votantes lo votaron porque Trump representa sus ideales de éxito: pasearse en "limousine", vivir en lujosas mansiones, dirigir negocios desde fastuosas torres con vestíbulos de mármol, estar rodeado de hermosas y sofisticadas mujeres, poder mandar y despedir a quien quiera porque él es el jefe supremo. Ese es su "show", y ha representado su papel en varios concursos televisivos como uno en el que hay dos grupos: los ganadores o "montaos" viven en una mansión rodeado de todos lujos y van a buscarlos en "limousine". Los perdedores, por contra, son los "pringaos" a los que se los humilla constantemente, duermen en el patio trasero en unas tiendas de cámping sobre cartones, no tienen con qué lavarse y espían a los concursantes ricos desde el seto del jardín para conocer sus lujos y prebendas. Trump, al final de cada programa, despide a un perdedor entre insultos ante el jolgorio de la audiencia que disfruta del espectáculo al oír a Trump decir: "Tú, estás despedido".

La autora señala que estos concursos de reality-show son crueles con los perdedores y que, aunque se desarrollan en una burbuja y todos saben que son falsos, reflejan la realidad social de la economía capitalista de libre competencia como nadie. Vivimos en un mundo desigual, eso ya lo sabemos todos, pero Trump te ofrece la posibilidad de que tú sobrevivas y estés con él y el resto de los ganadores, te ofrece formar parte de ese uno 1 % que atesora la riqueza mundial y despreciar al 99 % de los perdedores restantes. Ese es el mensaje de Trump: si quieres estar entre los ganadores, tienes que pelear fuerte y pisar a los perdedores.

Dentro de este contexto, la autora dice que Trump creó un basto imperio inmobiliario, jalonado de sucesivas quiebras y recuperaciones, pero que luego se dio cuenta del valor de la marca Trump como sinónimo de lujo y millones. Al igual que otras empresas, deslocalizó su negocio y luego, aún mejor, cedió su marca sin producir nada para ganar dinero sin mover un dedo. Aunque hay muchos clubs de vacaciones Trump repartidos por el mundo así como hoteles y urbanizaciones Trump a lo largo y ancho de todo el globo, el millonario tiene una empresa hueca cuyo único activo y valor es la marca. Su apellido es su logo, lo que vende como hacen Nike o Apple, el poder e influencia de una marca sin nada que producir. El millonario vende su marca a los complejos residenciales privados que quieran usarla. Por eso, es tan importante darse a conocer a nivel mundial y generar valor para la marca, más ahora que es un triunfador que ha alcanzado la presidencia de EE.UU. y lo convierte en el hombre más poderoso del mundo. Si Donald Trump representa el sueño americano para muchos hay algo que no cuadra y es que él nació rico, heredó su riqueza y solo se dedica a amasar más millones a pesar de que dice a sus votantes que él no necesita millones ni ser corrupto como los políticos porque ya es millonario. Entonces, ¿para que hace publicidad de sus empresas siempre que puede?

La autora señala que la llegada de Trump a la Casa Blanca trajo consigo prácticas inadmisibles como no deshacerse de sus negocios privados, con lo que está confundiendo lo privado y lo público, y dirige el país como si fuese una empresa colocando en puestos de confianza a sus amigotes y parientes. Eso no parece preocuparle al magnate, que en sus discursos presidenciales o entrevistas cuela entre las frases anuncios publicitarios elogiando sus productos o de los de su hija, según cuenta el libro. Una de las prácticas peores fue eliminar el teléfono para recibir las quejas de los ciudadanos en la Casa Blanca. Las consecuencias fueron inesperadas para Trump: los afectados telefonearon a sus hoteles y clubs contando sus problemas, lo que devaluó la marca Trump, y el teléfono de quejas de la Casa Blanca fue repuesto.

Naomi Klein considera que Trump solo es un peón más de una ideología neoliberal que intenta imponerse en todo el planeta de todas las maneras posibles, sobre todo aprovechando las crisis y los shocks (como la elección inesperada de Trump). Por ello, todo apunta a que las prácticas neoliberales seguirán avanzando en EE.UU. con un pleno desmantelamiento de la burocracia estatal, reducción de impuestos para los ricos y las multinacionales, mayor desigualdad y pobreza, menor sanidad y educación para los más pobres. Es un programa neoliberal que se comenzó a implantar con Ronald Reagan en los años 80, para desmantelar el Estado de Bienestar, y que ahora, 40 años después, prosigue con Trump sin ningún miramiento.

Klein sitúa el auge  del neoliberalismo en los años 70 y critica a la demócrata Hilary Clinton de no haber hecho nada en serio para generar políticas alternativas, motivo por el que fue abandonada por parte de sus votantes que prefirieron a Trump. La autora señala que Sanders conocía mejor lo que pasaba en el país y Clinton también prometía cambiarlo todo pero nadie la creyó porque con Obama pudo haberlo hecho y no hizo nada.

En los siguientes capítulos, Klein recuerda que el neoliberalismo suele aprovechar los shocks (como los huracanes como el Katrina o el miedo a la crisis) para aprovechar la confusión y "colar" por medio sus fórmulas impopulares de privatización del sector público, eliminación de servicios básicos sanitarios o educativos. La idea es siempre la misma: convencer a la población sumida en el miedo y la parálisis de que no hay otra alternativa que estas políticas que, según la autora, fomentan la desigualdad social y benefician a los super-ricos de forma extrema.

Dice que un ejemplo es lo que ocurrió en 1975 en Nueva York. La ciudad estaba a punto de quebrar, con importantes recortes públicos, cuando Donald Trump aprovechó para adquirir un rascacielos a buen precio y sacar beneficio. Lo mismo hizo Goldman Sachs, dice la autora, cuando ganó dinero con la crisis mientras sus clientes se arruinaban. Para la auditora, los clientes solo eran objetos y fue multada con miles de millones por sus malas praxis. La autora continúa con la externalización de servicios militares durante la guerra de Irak de Bush, en la que "las nuevas empresas con cristales tindados" florecieron como en la burbuja de las punto.com.

Otro caso es el del huracán Katrina, donde las crisis se aprovecharon para derribar barrios de pobres y privatizar colegios, sin dar solución a las personas hacinadas en los pabellones. Esta imagen de Nueva Orleans se volverá a repetir en otros lugares a medida que avance el cambio climático que algunas empresas niegan (pero a la vez se preparan para tomar posiciones y sacar ventaja en la exportación de recursos del Ártico).

Lo mismo pasó con el 11-S y la sucesiva cadena de guerras en Oriente Próximo, casualmente donde ahora hay más sequía y guerras con drones, posiblemente por el cambio climático. La gente huye por la falta de agua seguida de la guerra y las migraciones de refugiados se expanden como fichas de dominó hacia otros países. A lo largo del conflicto, algunos han sacado beneficio, como han sido los contratistas privados. Por otro, algunos han visto que una buena guerra y la desestabilización siempre sube los precios del petróleo, algo que está muy bien para los vendedores.

Lo más notorio, dice la autora, es que en la ocupación de Irak se creó un modelo de cómo podían ir las cosas en el futuro, a medida que el cambio climático se agrave. Pone como ejemplo en Bagdad las dos zonas en las que se dividió la ciudad: la Zona Roja (donde vivía la mayor parte de la población y corrían peligro de atentados, sufrían la falta de agua corriente y padecían otros riesgos y amenazas) y la Zona Verde (un lugar residencial y de confort, un oasis de paz blindado las 24 horas donde vivían los occidentales, con tiendas, restaurantes de McDonalds y centro comerciales, Internet, y seguridad privada inaccesible para el resto de los habitantes del país). La Zona Roja y Zona Verde o McZona suenan a ecos de una novela de ciencia ficción distópica (caso de Elysium o Los Juegos del Hambre, con una élite rica que vive en una burbuja de prosperidad y el resto de la Humanidad sumida en la pobreza, el caos y la violencia). Pero este es un escenario real y puede repetirse a lo largo del globo, como por ejemplo con los campos de refugiados, siendo Europa el bastión rico que vive en su burbuja de riqueza.

La autora cita dos ejemplos basados en la memoria histórica, en España y Argentina, como forma de lo que se debe hacer para contrarrestar la implantación de políticas impopulares de Trump que fomentan el racismo, la xenofobia, la marginación de colectivos femeninos, o niegan el cambio climático. Estas políticas se implantan aprovechando que surge una crisis y los neoliberales aprovechan la confusión de la gente para aplicar sus recetas de privatización de bienes púbicos, introducir recortes y bajadas de impuestos a los ricos, meterse en guerras ilegales y añadir sufrimiento a los más pobres. El mensaje es el mismo: No hay alternativa. Pero la autora replica que la gente que conserva su memoria histórica de los desastres a los que llevaron estas políticas cree que sí hay alternativas.

Uno de los ejemplos de reacción populista es Argentina: tras años de bonanza en los 90 y ser citado como ejemplo de milagro económico, en el 2002, el presidente De la Rúa tuvo que aplicar recortes brutales y propuso una especie de restricciones a la democracia y un toque de queda que recordó a la gente los golpes de la junta militar en los años 70 y 80. La reacción de la gente no fue sufrir en silencio sino salir enfurecida a la calle a protestar y el presidente se vio obligado a escapar en helicóptero del palacio residencial. Con los Kristner, los políticos captaron el mensaje populista de que los recortes enfadan a la gente. Pero esa reacción popular se basaba en que la gente tenía memoria de los gobiernos militares que aprovechaban las crisis para instaurar el orden dejando tras de sí una estela de muertes.

El otro ejemplo es España en 2004, tras los atentados del 11-M. Aznar salió en la tele echando la culpa a ETA de los ataques a los trenes a la vez que insistía en seguir en guerra en Irak pero, según la autora, su tono recordó a los españoles con memoria al régimen de Franco del ordeno y mando. A la gente le recordó aquello de el que no esté conmigo mí está contra mí, ecos que ahora resuenan con Trump. Lo que hizo la gente en España, añade la autora, fue votar contra el partido de Aznar y elegir de presidente a Zapatero, que prometió sacar al país de la guerra ilegal de Irak. Naomi Klein que esto fue posible porque los ciudadanos aún tenían presentes la vida bajo la dictadura franquista y no querían volver.